Aquest web utilitza cookies per millorar l'experiència de navegació. Pots acceptar-les i continuar navegant o revisar les preferències de privacitat en qualsevol moment.
entrevistes / el siglo
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores : "El confinamiento ha funcionado"











27 maig, 2020 / Entrevista de Teresa Carreras (Barcelona) a Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, y para Iberoamérica y el Caribe, en su despacho en las Torres Ágora, sede de Exteriores des de donde han abierto puertas y ventanas para dar al Ministerio un mayor dinamismo necesario en momentos muy difíciles.

Con la ministra Arancha González Laya y, su número dos, Cristina Gallach, España se ha dotado de dos mujeres para liderar su diplomacia. Dos emprendedoras que llevan el proyecto europeo en su ADN. Sus claves: multilateralismo y derechos humanos para construir un mundo mejor. "Latinoamérica ha reaccionado al virus con rapidez y eficacia por lo que hay un lugar para la esperanza", afirma la nueva secretaria de Asuntos Exteriores, y para Iberoamérica y el Caribe.

¿Cómo ha impactado la pandemia las primeras decisiones que usted debía tomar?

Tenemos que partir de la excepcionalidad que la pandemia ha introducido en nuestras vidas. Estamos gestionando una situación durísima. España tuvo una respuesta sanitaria muy rápida de emergencia extrema. Todos nuestros esfuerzos se dirigieron a sumar, a dar asistencia a las personas infectadas para después parar el contagio, reforzando los servicios sanitarios el todo el país. Confinamiento. Momentos de mucho miedo y angustia sobre todo para las familias de aquellos que murieron solos. Y luego la decisión valiente de parar la economía, salvo los servicios esenciales. Gracias a la disciplina de la gente, a los esfuerzos de los sanitarios, a la de los servicios esenciales y de muchos otros colectivos estamos superando aquellos momentos críticos. El confinamiento ha funcionado. Nunca había sucedido en nuestras vidas que la economía se parara, pero no solo la nuestra sino también la de Europa y el mundo.

¿Cómo enfocó el Gobierno su estrategia?

La salud de las personas, lo primero. El Gobierno movilizó a los países de nuestro entorno, los europeos, porque estábamos todos en situaciones similares. Aunque costó un poco mover a la Unión Europea (UE) inmediatamente empezó dando liquidez a los gobiernos, creando un programa de apoyo a los desempleados a causa de la pandemia y dando créditos a las empresas para que se pudieran capitalizar y tirar adelante en estas circunstancias excepcionales. Creo que la gestión de la crisis está bien enfocada.

En un tiempo récord se está concibiendo un plan de emergencia muy importante, un Fondo de Recuperación económica post-coronavirus. Lo más importante fue demostrar una gran humildad, diligencia y a la vez firmeza. La gente entendió bien la gravedad.

¿Cómo debe afrontar esta crisis la Unión Europea?

Es fundamental que la UE afronte esta crisis extraordinaria con un cambio de paradigma como vemos que ya lo está haciendo. Antes el paradigma era tener unas cuentas públicas saneadas, sin endeudamiento, para que nuestra moneda única fuera más fuerte, con planes de gasto muy rigurosos. Pues ahora es al revés. Desde los organismos públicos se tiene que dar a los gobiernos la liquidez necesaria para ayudar a que las empresas puedan hacer ERTEs, para que puedan tener crédito, y dar cobertura social a muchas personas que se han quedado sin trabajo. Este paso es imprescindible. Pensábamos que costaría mucho y hemos visto que no. Cuando la canciller Angela Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciaron que tenían un acuerdo de base para incorporar medio billón de euros en transferencias a los presupuestos europeos esto es muy importante, es un cambio de paradigma.


«Países como Suecia, Dinamarca, Austria y Países Bajos se han dado cuenta de que o los países del Sur y todos los europeos podemos acceder a estas transferencias para dar liquidez a nuestro su sistema económico, o ellos solos no conseguirán emerger»

¿Cree usted que los países denominados 'frugales', es decir los más fuertes, estarán de acuerdo en financiar el Fondo de Recuperación europea mayoritariamente por subvenciones?

No hay ninguna duda de que los gobiernos de países como Suecia, Dinamarca, Austria y Países Bajos se han dado cuenta de que o los países del Sur y todos los europeos podemos acceder a estas transferencias para dar liquidez a nuestro su sistema económico, o ellos solos no conseguirán emerger. Por ello es muy importante que este acuerdo suponga un gran músculo financiero para que el Presupuesto de la UE para los próximos siete años crezca y pueda permitir estas transferencias. Todo ha cambiado. Ahora la Comisión está autorizando ayudas de Estado para reflotar empresas en unas condiciones muy específicas y que tengan que ver con la catástrofe. Antes se protegía la libre competencia y esto no hubiera sido posible. Estamos en un cambio de paradigma. Será un proceso y un debate largo del que la propia canciller alemana tendrá que hablar seriamente con su propio partido que no ha visto la situación así en otros momentos.

¿Cree que este acuerdo reforzará y dará más solidez al Gobierno de coalición en España?

Políticamente no hay duda que si este acuerdo sale adelante nos reforzaremos todos. Se reforzará el Gobierno, el tejido económico, las empresas, los bancos, también las personas más débiles. Si hay paro habrá desempleados y si hay gente sin trabajo tiene que haber prestaciones sociales. Nadie es culpable de esta crisis pero nos tenemos que hacer responsables de su gestión, con ayudas y reforzando las estructuras sanitarias. La salud pública se tendrá que poner en el centro de las políticas europeas.

¿Cómo se trabaja con la ministra González Laya?

La ministra es una alta funcionaria experta en comercio internacional. Tiene un gran conocimiento de geopolítica económica. La conocí cuando yo trabajaba en la UE y luego coincidimos en Naciones Unidas. Su especialidad era ocuparse de cómo las economías muy frágiles pueden salir del subdesarrollo gracias a la apertura de los mercados. Tener en el ministerio a una persona de su experiencia es muy interesante, eficaz y oportuno. Es un honor poder trabajar con ella puesto que es una persona muy dedicada y entregada. Siempre ha visto que el futuro es Europa y que es fundamental que la UE se mueva en busca de estos cambios de paradigma.

«Todo ha cambiado. Ahora la Comisión está autorizando ayudas de Estado para reflotar empresas en unas condiciones muy específicas y que tengan que ver con la catástrofe»

¿Qué opina cuando oye que los países liderados por mujeres parecen haber respondido mejor a la crisis?

Hay una gran diferencia entre liderazgo y poder. Ha habido un grupo de mujeres dirigentes que han tenido una comunicación de la pandemia muy afectuosa, pero a la vez rotunda, comprensiva y exigente. Y la ciudadanía así se lo ha reconocido. Desde la primera ministra de Islandia, a la de Nueva Zelanda, pasando por la de Taiwan, la de Finlandia o incluso la misma canciller Merkel. Hablaron con una gran sinceridad y sin contradicciones. En cambio hubo otras mujeres que no lo hicieron así. Hemos visto hombres que también lo han hecho muy bien. Uno de ellos es el caso del primer ministro italiano, Guiseppe Conte. En un país donde los movimientos políticos son tan intensos como bruscos él ha visto muy incrementada su popularidad porque ha tenido proximidad y capacidad de explicarse.

¿Cómo responsable para Iberoámerica y el Caribe como ayudaran al continente en la época post Covid?

Se tiene que aplaudir a Iberoámerica porque los países de la región actuaron con rapidez y eficacia lo que dio lugar a la esperanza. Pero el desafío allí es aún mayor porque el cierre de las economías ha causado un impacto. Aquellos países tienen un nivel de informalidad económica muy alto. Muchos no tienen estructuras de seguridad social y una sanidad pública muy elemental. La mayoría de las personas viven de las remesas que les envían sus familiares y ahora han bajado mucho. El mundo tiene que reforzar el multilateralismo y centrar sus políticas en el respeto a los derechos humanos. Nosotros desde el Gobierno estamos trabajando para que estos países tengan voz en los organismos financieros internacionales, en el BM, el FMI o el Banco Interamericano. Muchos de estos países sufrieron la gran crisis de la deuda de los ochenta y noventa se endeudaron mucho y no po­dían pagar. Tenemos que evitar que vuelvan a aquella situación. Con los sistemas tradicionales de crédito no pueden financiarse. Pero los estamos ayudando a buscar otro tipo de ayuda financiera. Todavía no sabemos el impacto real de la pandemia porque tienen poblaciones más jóvenes que las nuestras. La voluntad del Gobierno de España es que ninguno de estos paí­ses quede atrás.









E
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores :
Cristina Gallach @maec/gobierno España
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores :
Cristina Gallach/ Arancha Gonzáles Laya @maec / gobierno de España
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores :
Cristina Gallach @maec / gobierno España
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores :
Cristina GALLACH @maec / gobierno dEspaña
Cristina Gallach, secretaria de Estado de Asuntos Exteriores :
Cristina Gallach @maec / gobierno de España
x
Actualiza ya tu navegador

O instala un navegador alternativo:

¿Por qué debo actualizar?

Las tecnologías usadas en las nuevas páginas web, poco a poco están dejando de brindar soporte a navegadores antiguos. La visualización de estos sitios con navegadores desactualizados no será óptima.

Un navegador actualizado se encuentra menos vulnerable en aspectos de seguridad frente a los ataques de phishing y publicidad no deseada.